Misioneros con Biblia en Mano y Tatuaje en el Brazo

Redes Sociales

Siempre es agradable escuchar historias de personas que se arriesgan a dejar comodidades para seguir el duro camino en el campo misionero, especialmente a aquellos que avanzan en el Evangelio predicando en lugares donde sus vidas corren peligro y con obras sociales donde  nos abren la mente a un mundo descorazonador, donde las personas a quienes se les comparte el Evangelio y se les brinda ayuda viven en situaciones realmente desgarradoras.

Sin embargo, no siempre ser misionero implica alejarse del lugar donde se reside o de ser así que llevar el mensaje deba ser a la manera tradicional, en ocasiones la manera atípica suele sorprender.

En América Latina algunos movimientos urbanos muy interesantes como God In The Streets, terminó convirtiéndose en un evento cuya visión se multiplica internacionalmente y cuyo nacimiento comenzó en Perú con el cantante Rapper One quien lamentablemente falleció a principios de este año por complicaciones con el Covid-19.

Rapper One dejó un legado donde a través del género hip hop se lleva el Evangelio a las calles, básicamente siguiendo el ejemplo de Jesús mismo.

El trabajo de God In The Streets va de la mano de un valor agregado que incluye además del género musical urbano, algo de teatro, trabajo social y visitas a las calles.

También se destaca el trabajo de los mexicanos de Casa Bunker también conocido en un principio como Proyecto Bunker.

Adrián Rodríguez comenta acerca de la visión de este movimiento: “Proyecto Búnker es el ministerio en el que actualmente sirve como staff, un lugar diferente donde los chicos pueden ser quienes son, un lugar para aquellos que quieren conocer a ese Jesús pero no quieren saber sobre una iglesia”.

Bunker tiene una visión clara pese a buscar estrategias para llegar a la juventud actual pero cuidando no perder el enfoque:

“El Evangelio es lo principal, que los chicos conozcan a Dios es lo esencial y no solo que hagan una oración de fe, sino que invitarlos a tener intimidad con el Espíritu Santo, nosotros no los forzamos a dejar sus adicciones o a vestirse o hablar de cierta forma, los invitamos a conocer a Jesús y es el Espíritu Santo quien se revela a sus corazones. Hay quienes aceptan el proyecto tal cual es, con todo y Jesús, hay quienes cuando se les habla de Dios no vuelven, pero consideramos que si un día negamos a Dios para agradarle a los chicos ese mismo día les estaríamos fallando, le fallaríamos a Dios”.

No debe ser difícil para el fundamentalismo religioso norteamericano llegar a sonrojarse al escuchar un juego de palabras como JC’s Girls y Hookers for Jesus.

JC’s Girls

Lo primero es un ministerio nacido en california dirigido por Heather Veitch antigua bailarina de stripper, quien junto con mujeres de pasados similares o con diversos historiales en el mundo del entretenimiento para adultos, buscan activamente brindar apoyo a mujeres que trabajan en bares, actrices de películas xxx y brindan asesorías para personas con fuertes adicciones a la pornografía.

Ministerio JC’s Girls con la actriz para adultos Little Lupe

Es por ello que sus atrevidas actividades no consisten en pararse con pancartas a enviar a todos al infierno, se trata de ir directamente a Expos o festivales donde a través de un staff se dedican a dialogar con las personas involucradas en este medio y además de regalarles una Biblia, buscar a quienes viven de sostener esta industria para motivarlos a abandonarla.

Annie Lobert

Hookers for Jesus por su parte está dirigida por Annie Lobert actualmente esposa de Oz Fox, guitarrista de la banda de rock Stryper, quien vivió durante muchos años como trabajadora sexual en diversas partes de Estados Unidos.

Hookers for Jesus

Residente en las Vegas, Lobert trabaja a través de «Destiny House«, buscando ayudar a quienes son víctimas del tráfico sexual.

Ambas organizaciones han tenido impactos alrededor del mundo, donde han concedido diversidad de entrevistas y han servido como guías a ministerios evangélicos que buscan realizar trabajos muy similares.

Uno de los puntos más fuertes en sus filosofías de trabajo, es que las iglesias puedan tomar posturas menos conservadoras y recibir con los brazos abiertos a las personas que  participan  de la industria del entretenimiento para adultos.

La parte más complicada por supuesto se la han llevado las iglesias que han apoyado estos movimientos  quienes deben dar la cara ante las críticas, acusándolos de ser nocivos y poco “ortodoxos” en el evangelismo, incluso añadiendo que las chicas se siguen mostrando demasiado sexys, según sus detractores, lo cual nos lleva a preguntarnos si para ciertos sectores fundamentalistas religiosos la sola belleza femenina es símbolo de pecado (No sería raro encontrarlos en un ambiente que cada vez raya más en lo extraño).

JC’s Girls orando

El contador de historias Chad Johnson es actualmente el director del movimiento Come & Live, cuyo perturbador pasado es el reflejo de un hombre cuyo significativo éxito como productor de música cristiana en Seattle y ganador de diversos premios no era necesariamente sinónimo de pureza, ya que al  mismo tiempo era un adicto a la pornografía y las drogas.

Un día de camino a su oficina siente poderosamente la voz del Espíritu Santo, el cual lo lleva a un emotivo momento de romper en llanto y encontrarse realmente cara a cara con Jesús.

Poco a poco un cambio de vida significativo lo lleva a cambiar las comodidades del éxito y el reconocimiento por un interesante movimiento que busca evangelizar a través de las artes en todas sus formas.

En un principio grupos de rock tan diversos como Amber Days hasta el controvertido colectivo artístico de Whitecollar Shideshow empiezan a vincularse.

Whitecollar Shideshow

Actualmente artistas de pop rock muy actuales como Nuteki o Rivers and Robots, raperos como Crossfya, hasta veteranos de la escena como No Longer Music y Christafari, han unido esfuerzo con la motivación de que las personas conozcan a Jesús alrededor del mundo.

Suitcase Sideshow, es un interesante grupo que trabaja con títeres e incluso comics y tienen una producción musical muy experimental e interesante, la forma modernizada en que narran las historias bíblicas han atraído a niños y adultos por igual, incluso tuvieron la oportunidad de llevar su show a una feria de salvajes motociclistas que en un momento los abuchearon pero al pasar el tiempo el silencio y la atención fue absoluta.

Portada cómic Curse of the Vampire

Además de esto recientemente Philip Shorey, líder del proyecto, recientemente logró musicalizar su cómic Curse of the Vampire, con una orquesta sinfónica de excelente calidad sonora, lo cual al igual que Suitcase Sideshow son una propuesta musical que refresca en medio de tanta música góspel actual carente de alternativas novedosas.

No Longer Music

Como bien se menciona no es solo la parte musical la que prima en este movimiento ya que además se cuenta con artistas interesantes como la realizadora de performance Jharmaine, el surfista Mike Steinkamp, los cineastas Scruffhouse además que el movimiento se abre paso a gente de diversas nacionalidades que van desde España a Brasil.

Cabe destacar el hermoso documental “Colombia: Esto es Reino” el cual se encuentra completo en el canal de YouTube, donde se puede apreciar la bellísima labor que realizaron en un tour por el país.

Una de las partes significativas del video es observar que a pesar de ser personas identificadas con el mundo del rock, no están exclusivamente buscando identificarse con alguna tribu urbana en particular, ya que su misión es llegar a todo tipo de personas que encuentren a su paso y tengan la oportunidad de compartirles de Jesús.

El impactante testimonio de Brian Head Welch, bajista de la banda Korn, le ha dado ya la vuelta al mundo y no pierde la oportunidad de contar su vida en cuanta plataforma tenga la oportunidad, incluso regresando después de mucho tiempo a tocar con su antigua banda donde comparte su misma fe con el guitarrista Fieldy, además de su proyecto alterno Love And Death.

Es por ello que su trabajo va desde Come & Live hasta The Whosoevers.

Brian Head Welch

The Whosoevers es posiblemente el caso más extremo citado hasta aquí, su pastor y fundador Ryan Ries, vivió al extremo el mundo hedonista del rock n roll y el ambiente de la pornografía, hasta que hastiado de todo abraza el cristianismo y ahora toda su fuerza y misión de vida radica en contarle a los demás de Jesús.

Es por eso que uniendo fuerzas con el ya citado Brian Head, la banda P.O.D., Lacey Mosley ex vocalista de Flyleaf, junto con otra serie de artistas callejeros y oradores desempeñan una labor por alcanzar a la juventud.

Sonny Sandoval, Banda P.O.D.

«Kill the Noise» es una de sus giras escolares donde abordan sin tapujos temas como la depresión, la violencia, autolesiones y el suicidio, además de ofrecer conciertos al aire libre donde como afirmaba Lacey en uno de sus discursos, no es la idea del movimiento  convertirse en  rockstar si no presentarles a Jesús.

Ryan Ries bautizó incluso a Austin Carlile, popular cantante de metalcore quien ha participado en bandas como Attack Attack y  Of Mice & Men’s.

Básicamente todo parte de una misión radical de llevar al Mesías a las calles y darlo a conocer en medio de la actual cultura popular.

Como es de esperarse las críticas de parte de movimientos manchados de fanatismo extremo no se hacen esperar, con acusaciones que van desde promover mundanalidad hasta de fomentar a través de su arte propaganda relacionada con los Illuminati (claro, no podría ser de otra forma).

No obstante, los testimonios de jóvenes y adultos cuyas vidas  han sido alcanzadas y lo más relevante cambiadas, muestran que la labor de estos movimientos no han sido en vano.

Una de las críticas más usuales  al presentar este tipo de propuestas evangelistas parte de la idea que para alcanzar a cualquier persona para Jesús, no se hace necesario vestir como ellos, usar su lenguaje o presentarles la misma música.

Esto no podría ser más acertado, ya que la Palabra de Dios es y será siempre la misma y no depende del mensajero si no de  llegar a la necesidad del receptor con la verdad.

Sin embargo, no deja de ser conmovedor la forma en que estos movimientos son dirigidos por personas apasionadas, que llegaron hasta lo más bajo de sus vidas y hoy regresan de donde salieron para brindar su mano a aquellos que hoy pasan por la misma necesidad de redención.

Joven tatuado.

Siempre es importante que el creyente cristiano glorifique a Dios con el buen arte, de igual manera es significativo usar toda la creatividad artística en sus diversas formas para llevar esperanza a un mundo cada vez más difícil y con diversas alternativas de vida, donde buscar a Dios no parece ser una posibilidad.

Jesús no se presentó ante el mundo como un ángel iluminado, si no como uno más entre nosotros, se codeo con lo más bajo de la sociedad y no con el religioso, incluso su escenario principal se basaba en ir a las calles más que en los templos, su ejemplo debe llevarnos a un amor más profundo por encima de toda apariencia y llevar su mensaje más allá de las cuatro paredes de una iglesia.

Es por ello que su mensaje no es una cuestión de moda,  de verse cool o lo más ortodoxo posible, más bien de trasformar los corazones de piedra en corazones de carne.

Comenta en Facebook

Post relacionado